Ella me conoce

Mirarme a los ojos y sentir incomodidad.
¿Cuánto tiempo voy a emplear en ello?
Todo el necesario, nunca más allá.
Mirarme y huir de la holganza de hacerlo.
Aceptarme como soy.
Sé que no debo confiar en aquellos que ponen ponen el árbol de Navidad por ponerlo. Demasiadas luces me hieren el iris derecho.
Yo preferí desde pequeña un nacimiento estrella.
Tierno y sin maldad.
¡Ay, del que no sabe el nombre de la que ya espera!
Ella me conoce.
Por eso no me preocupa que tergiversen lo que digo.
Sigo mirando el reflejo en el espejo. Ya no me incomoda, diría que, incluso me gusta.

Àngels Orad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: