LA HOGUERA DE LA VIDA

Nutrir, con ahínco, la hoguera de la vida.
Aceptar que, sin aire,
aquella que nos reconforta se apaga.
Avivar, ahora más que nunca, juntos, los rescoldos tibios
y percibir, con esperanza, que aún con chaqueta puesta, nos llega un calor redondo.
No queda más
que ser uno con el sol
y rendir pleitesía a los troncos.

Anmarí D’aro

2 comentarios sobre “LA HOGUERA DE LA VIDA

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: