Nadie vendrá

Microrrelato: de micro- y relato.

  1. m. Relato muy breve.

NADIE VENDRÁ

Tan solo quería esa tarde libre y lo pidió con varios días de antelación. La negativa de su jefe, tras semanas sin librar, la enervaba.

—¡Hola, Marián!, ¿sigue en pie nuestra cita?
—Sí, David. De una manera… u otra… tendré la tarde libre.

David no lo vio pero una sonrisa maliciosa se dibujó en los labios de Marián.

—¿Y este café?— dijo Osvaldo.
—Ya que no me la das mañana, sentémonos a buscar mi próxima tarde libre.

Osvaldo, tirado en el suelo, con las manos alrededor del cuello, hacía esfuerzos por respirar. En su caída había arrastrado el mantel de la mesa y, con él, la taza de su último café.

—No te esfuerces. Estamos solos. Nadie vendrá a socorrerte. Nadie llamará a una ambulancia.

Marián no lo miraba. Mientras hablaba iba metiendo con cuidado todos los trozos de la taza en una bolsa. Era lo único que podía inculparla.

—Eres un cabrón. ¿Cuánto tiempo hace que te pedí la tarde de mañana libre? ¿Crees que iba a perderme la firma de libros de David?
No, amigo mío, no.
Iré, porque mañana, en lugar del cartel de abierto, en tu restaurante, aparecerá el cartel de CERRADO POR DEFUNCIÓN.

Anmarí D’aro

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: