Murria

No comer más que por el placer de enseñar el plato.
Reflejarnos, con murria, en el cristal, sosteniendo el móvil en las manos.
No saber de dónde vienen las lágrimas, si del cerebro o del motor.
Deprimirnos al pensar en el futuro,
escribir canciones,
aprender de la tristeza y
usarla de defensa.
Hundirnos, tocar fondo y despertar.
No hay nada más bello que quien no sabe por qué llora.
Lloro.
Bendita agua que me limpia.
Dejé el móvil olvidado en algún sitio.
Sonrío.

Àngels Orad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: