NADA TEMO

Mi cuerpo envejece a la par que el tuyo y nada temo;
se estremece igual que el primer día,
cuando estremecido tú,
querías y suplicabas seguir
estremecido.
Mis pechos, ¿recuerdas?, más inflamados en esos momentos por el deseo,
buscaban y buscan la abertura de tus labios por la que se escapaba y se escapa, por primera vez y ahora, un te amo;
y ajenos a nosotros,
tus labios y mis pechos, como anoche, conversaban y conversan.

Àngels Orad

2 comentarios sobre “NADA TEMO

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: