Callar es de cobardes

Hablar con el enemigo no es fácil,
pero callar es de cobardes.
Regodearse en el rencor que arde, y enseñar esa manera de actuar a la saga,
es tan solo de inmadurez emocional, un alarde.
¡Habla, cobarde!
Habla para que yo te conozca, decía Sócrates.
De saber cómo eras no te hubiese dado cuchillo,
tan solo servilleta
y menaje infantil.
Ahora, si tu silencio es mi castigo,
porque no conoces otros recursos para lidiar la situación,
el tuyo, será mi indiferencia.
¡Qué tristeza cuando la palabra se vuelve ineficaz y este maravilloso puente no sirve como tal!
Huelga decir que entre tú y yo,
queda escrito y rubricado
un penoso punto,
un penoso punto final.

Àngels Orad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: