EL PERFUME DEL ALMENDRO

Si entre los dos nace un descontento
la perspectiva de todo cambia,
tus ojos avanzan el resto del camino
mudos y distraídos,
y mis pasos,
que se tornan de pronto tímidos,
se detienen entre varas rosas
y pétalos caídos.

¡Bendito el perfume del almendro!, pienso,
y con una pequeña sonrisa,
le pido a Dios que, con él,
te envuelva y te persiga,
cuando veo ya feliz,
que cada uno de los pasos que das,
te devuelven por fin a este lado del camino.
Ovillado a mí y sin desaires
te oigo pronunciar un «te quiero» y esperar otro,
como esperan los campos secos
las codiciadas lluvias de abril.

Àngels Orad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: