Te busco

Deseo tu tacto suave,
blanco y de abanico;
Ansío tus letras mayúsculas,
tus minúsculas,
los números que te acompañan
y tu punto final.
Agradezco entonces a los hombres mi comunión contigo,
al hollín su impresión
y al poema su dulzura…
Ya a solas contigo,
señero entre el resto,
es cuando surge la magia.
Me acompañas en silencio,
me emocionas en extremo
o me provocas mil arcadas.
Si quedo atrapada,
me rindo a tu historia,
odio el final,
y me llora el alma.





Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: