Erudito

El roce de tus alas,
milano docto,
entibia mis mejillas,
regalándole a mi rostro,
tiernamente,
pinceladas bermellón.
Al tiempo, tu pico,
erudito donde los haya,
se muestra entusiasmado,
cuando, te propongo,
bienhumorada,
deshacer mi cama.

Àngels Orad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: