Moleta

Huele a romero en Cedramán
cuando el viento entre los árboles
cuenta que me quieres,
tú me ofreces pan y leña,
yo te hablo de ilusiones.

Es tiempo de madrugones y ladrillos,
de almuerzo y caña fresca,
de sudor, de chapuzón;
es tiempo de escribir nuevos relatos
al cobijo de la mesa,
y de leerte mis poemas en la cima de la calle Moleta.

Huele a tomillo en Cedramán
cuando buscas en mis ojos el calor,
tú te muestras como eres,
y yo me doy tal como soy.

Orad. Derechos reservados 🔏.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: