Pueblo viejo (Homenaje a Miguel Hernández)

Un pueblo que no permite que entre aire fresco,
es un pueblo viejo.
Viejo y sin colores.
Amurallado por costumbres rancias,
alpargatas viejas
y pan duro en la puerta.
Yo, sobrevuelo tu casa;
y porque vuelo, te amo
y doblo mi espalda al tiempo que tú,
para que crezcamos fuertes y libres en esta tierra de fruta verde.
¡Quieren enterrar nuestra libertad!
Más podrá mi amor
que el odio,
más podrán tus buitres que los toros.
A mí, nunca me gustaron los toros en las plazas de España.
Moriré con la pluma en la mano
y la verdad en los labios.

Àngels Orad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: