Cincuenta y dos (Homenaje a William Shakespeare)

Cincuenta y dos julios
alberga tu rostro.
Cincuenta y dos
de boca pequeña,
ojos pardos,
y negra testuz.
Ni el verano que caldea,
ni el mar que hiela,
ni la espesura que el bosque esparce,
pasarán indemnes por ti.
Certeza tengo
de que más candente, transparente
e indomable serás tú.
No temas, al comparar antiguas imágenes, verte envejecer,
ni que mi sentimiento se vista de olvido.
Yo, dulce amor, a nadie te he de parangonar.
Eternamente vivirás en cada verso
que te escribo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: