Nunca supe ser gata

Querría calmarme en tus brazos,
ser una gata de angora,
dócil y tranquila.
Pero no sé.
‌Nunca supe ser gata,
ni vestirme de rutina,
ni callar en la noche.
Ni dormir.
¡Ah, si te vieras con mis ojos,
mientras duermes
cobijado en luz que esclarece letras!
Nos miraríamos a los ojos
y cogidos de las manos,
desnudos, vida, seríamos inmortales.

¡Despierta y dime!
¿Quieres que me quede?
Como vine, puedo irme,
y como estoy, quedarme.

Orad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: