Naves hundidas ( Homenaje a Alejandra Pizarnik)

No hay palabra pequeña
que no merezca ser mecida,
pero, cuando la tarde
aletea caprichosa en mi ombligo,
cuento naves hundidas,
y recuerdo que mi silencio
es tu olvido.
Qué fácil hubiera sido mecer
una palabra pequeña;
un «sí» y no asesinarlo.
…lloro delante de estos versos,
tú me llevas en la sangre.

Àngels Orad

2 comentarios sobre “Naves hundidas ( Homenaje a Alejandra Pizarnik)

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: