Amabel (Homenaje a Víctor Hugo)

Campanas, gentío y flores.
Silencio.
Excelsa luz de mi vida
que rondas los veintitrés,
¡mírame, mírame, ya tengo dieciséis!

El sol, que atraviesa un antiguo rosetón, vuelve oro tu cabello
y mi vida negra.
¡Mírame, mírame, ya tengo dieciséis!

¡Ay dulce nombre
si te hubiera contado
que siempre te amé;
¿pero cómo?, tan solo veías un niño y yo…tan solo miel.

Hoy a tu espalda lloro
y sin querer grito:
¡Amabel, Amabel,
mírame, ya tengo dieciséis!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: