Quizá nos duela la mañana

Quiero escapar del maldito vestíbulo.
Es invierno y hace frío.
Al salir, la efigie del amor vomita sangre.
Se está mojando.
Hace guardia en la puerta,
aún así,
sonríe y pide que me quede.
No te conozco de nada pero estamos juntos en este sueño.
Ven, desandemos el vestíbulo
aunque lo más probable,
es que nos duela la mañana.

Àngels Orad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: