A David (Homenaje a Rosalía de Castro)

Cuando muere la mañana,
la soledad, como nube negra y vacía de fe,
manifesta su presencia,
y tan solo tu recuerdo y el mío
me acompañan en la estancia.

Yo voy a por el libro con el que me agasajaste, y entornando los ojos del alma y con él apretado en mi pecho,
oigo que de él sale tu voz,
y clama: ¡vuelvo a casa!
y de sus hojas, tu cuerpo,
que me envuelve en mil abrazos,
y de nuevo tu voz, que repite:
¡descansa y calma!,
¡descansa y calma,
que…vuelvo a casa!

Orad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: