AJORCA (Homenaje a Emily Dickinson)

Delante de mí, tu sonrisa,
que hermosa y libre, viajaba entre tapices.
El día afuera estaba gris, húmedo, y precioso.
Y me vestí con tus brazos,
que fueron versos,
en una confortable habitación.
Prendiste en mi muñeca
una ajorca naranja y plata.
Cada vez que la veo en su cajita,
recuerdo que no estás.
Mis sienes y mi mayor tesoro
son plateados.

Àngels Orad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: