Xifoides.

Yerba verde que convive con el suelo.
Sol que templa los huesos de los aquí tumbados.
Huele a ser amado.
El cielo más azul que en la playa es la colcha de este tálamo improvisado.
¡Que mis húmeros, cúbitos y rádios, falanges,
tengan envidia de mi xifoides;
posa, afortunado, tu testuz en mi pecho, acomódate!
¡Vuelve tus manos rojas, indóciles y curiosas!
Y abre mi cielo,
que así, voy perdiendo el frío.

Orad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: