Caminé.

Caminé,
caminé tan rápido como pude,
me alejé de tus besos,
de tus abrazos,
de tu sonrisa,
de tu piel.

De nada sirvió.

Cuando llegué allí estabas, en cada párrafo de tus libros,

en los versos de mis poesías,

en los informativos.

Soñé,
soñé con la calma que da tu reflejo,
con la paz implícita en besos,
con la ausencia maldita de nuevo.

Y desperté,
desperté a la vida en tus brazos,
al aroma de cuento iniciado
donde escribir, si Dios quiere,
una bella historia a dos manos.

Orad. Derechos reservados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: