Recuerdos.

El crepitar del fuego
me trae recuerdos;
hazañas torpes
en noches de invierno.
Frío,
gorro, guantes.
Frío,
rimel, desodorante.
¡Qué importaba el sueño,
no éramos infantes!
La lluvia en los cristales
escuchaba mis secretos,
y tus manos nerviosas,
a la par que traviesas
enredaban mi pelo,
y los besos que nos dábamos,
¡ay, qué recuerdos!
sabían a cerveza.
¡Qué importaba el sueño,
no éramos infantes!

Anmarí D’aro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: