Nada que reprochar. (Homenaje a Denise Levertov).

Cierro la puerta de la que fue mi casa;
en la ventana el niño me mira y llora.
Comienza el final.
Los ladridos del can suenan tristes.
La que fue nuestra cama,
ahora tuya,
es grande para mí.
Quedas libre, desnudo,
listo para amar de nuevo.
Nada que reprochar.
Fuiste un buen poema.

Anmarí D’aro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: