Frío.

Mi mano esperó la tuya,
por un instante
se instaló el frío.

Cerré los ojos,
perdí tu mirada,
la sonrisa,
perdí el sueño
y mi reloj.

En silencio,
la pena se instala,
me ahoga,
no existe un tiempo,
no existe nunca,
no existe siempre.

Anmarí D’aro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: