El beso.

Si al amanecer
percibo que no me quieres
seré honesta contigo,
marcharé lejos,
sin importar donde,
sabes bien que jamás
por regalo echaría raíces, menos por dinero
o por falsa compañía.

Pero si cada mañana
el néctar de tus besos
me cuenta que me amas,
en cada uno de ellos,
lo prometo,
pondré el corazón
y lo haré sumida en dicha
alimentando este amor
a cada hora, cada día.

Orad, derechos reservados. 🔏

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: