Distancia.

En tardes de tormenta,
aterida, duermo en nicho,
y guarecida entre recuerdos
maldigo esta distancia.

La maldigo sin remedio
al ver que no te alcanzo
e interpretando desvaríos
la transcribo a mis poemas.

Adivino que un poeta
asesina con sus letras
y eterniza la pobreza
que no habla de dinero.

En las noches de tormenta
cierro el nicho y ya no lloro
y entre sueños sin quebranto
la distancia ya no existe.

Àngels Orad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: