Obsolencente.

Tatuado en sus brazos
lleva los triunfos de un rancio ayer,
y cansado del viento y las mareas
hoy, quisiera borrarlos.

Atrás quedaron puertos,
calas, dársenas,
merenderos de letrero roto
y vocablo obsolescente.

Recuerdos luctuosos
de una pérdida anunciada
por mil veces maldecidos
y que abren carnes sin puñal.

El viejo marinero
en lucha aciaga con el tiempo
recuerda aquellos ojos
que, en las noches de tormenta,
le aguardaban tras la mar.

Llora; pregona el abandono
de una lucha sin cuartel,
nadie ampara su llegada
y sigue anclado en el pasado
donde, infiel, eligió
a la amante equivocada.

Vive y pena,
pena y sueña
y encalla su barco en las penas,
donde mueren los cobardes,
lejos de la mar y de la arena.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: