Disculpa que no mienta.

Disculpa que no mienta,
pero estos días
mis piernas,
también tiemblan.

Quiero contarte
que verte es ilusión,
a la vez rabia
y un poco de pudor.

Permite que no mienta,
que encontrarte fue hermoso,
que estaba agazapada
y me diste un empujón
y gracias a tus manos,
y aún muerta de miedo,
estoy subida en el cajón
del que no quiero bajar,
desde el que puedo mirar
verte partir y esperar.

Disculpa que no mienta,
los hubiese tildado de locos
si esto alguien me lo cuenta,
no me importa verme así,
de veras que no me importa,
desgraciado el que diga
eso yo no lo sentí.

Disculpa que no mienta,
te pensaré a pleno sol
y en las noches de tormenta,
y si otros brazos me alcanzan,
me aprietan,
me alzan,
y te hiere,
habla, grita,
que a tu reclamo lo sabes,
el miedo en mí, no existe.

Anmarí D’aro.

2 comentarios sobre “Disculpa que no mienta.

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: