Noviembre. Homenaje a Mario Benedetti.

Desbarato mis temores
cuando pienso en tu semblante
y aniquilo acalorada de un plumazo,
como quien licor dulce bebe,
las dudas del pasado.

Pasado que me insta a pensar que no equivoco,
cuando tu nombre despierta invoco,
porque en estas horas peregrinas aunque esté triste y tú andes lejos,
no hay penumbra y nada temo.

Me perdí en tu mirada
y no hay camino de vuelta,
pero, quién quiere volver,
yo no quiero, es mi verdad.

Si existen afanes nuevos
nada hay que reprochar,
nuestro paraguas se abrió a destiempo,
y no me pudiste cobijar.

Cierra los ojos, buen amor
y apriétalos hasta que sangren,
llora lágrimas de antes
y explícame entre susurros
qué hago con noviembre,
este mes que entre mis labios
por ti suena
…diferente.

Àngels Orad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: