Red.

Martes 13.
Martes Hitchcock.
Sed buenos.

La rivalidad entre ellas era conocida.
Cuando Anmarí entró en el salón no pudo apartar los ojos de Miriam, en su indumentaria tan solo variaban los zapatos.
-La mataré, sabía que iba a ponerme este vestido.
-Tranquila, tu eres más bonita.
Más tarde un revuelo la sacó de su ensimismamiento.
Miriam, con su vestido desgarrado, yacía en el suelo del baño muerta.
-¿David?
Sonrió.
– Solo tú mereces llevar este vestido -dijo.

Anmarí D’aro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: