Ira.

Puedo gritar,
correr sin rumbo,
destrozar los tacones,
agazaparme,
plañir en lo oscuro,
quemar mis poemas
cegar mis niñas
y desaparecer.

Vuelvo,
junto a ti yazgo
y con mil besos osados
te confieso que erré el vuelo.
Tus brazos que me indultan
abren de nuevo el cielo,
adonde no caben las dudas
donde los besos perduran.

Anmarí D’aro. Derechos reservados.🔏

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: