Intríngulis.

La poesía juzga,
reprocha,
sale airosa del corazón
sin detenimiento ni compostura alguna.
A unos alegra,
a otros hiere;
ella sale de una idea,
de una emoción compañera,
y se enrabieta,
si a la sazón,
nuestro entendimiento aprieta.
A veces no logro entender el intríngulis de otra obra,
aunque respete por supuesto la mano de la que brota.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: