Pulpería.

Me esperaste en aquella pulpería
como sé qué hiciste cada tarde
desde que me fui.

Éramos aves cansadas,
pulsos agónicos que latían con ritmo desgastado.

Mi esperanza se volatilizó
mientras me anclaba en el pasado.

Y pensando en tu futuro, oré.

Qué difícil andar presto si el corazón no obedece.

Anmarí D’aro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: