Valladolid.

Atrás dejo el Pisuerga,
entrañables días de calor, paseos y escuela,
arquitectura selecta que me encandiló en cada plaza,
cada iglesia y su mercado.

Ciudad que duermes al alba,
Valladolid querida,
fue un gusto conocerte,
entablar camaradería
tras tus pinchos, tu lechazo,
y la alegría de tus vinos.

Me llevo en el corazón
bonitos recuerdos,
besos, caricias
en cada soportal,
en cada esquina,
de quien comparte mi vida,
tu sonrisa de sorpresa, Carmen,
y el cariño encontrado
en los apasionados de las letras.

Vuelvo a casa feliz,
allí, esos seres que nos quieren,
esperan,
prometemos volver,
hasta la próxima, Valladolid.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: