Lonchería.

En una triste lonchería,
tras un mugriento delantal,
una hosca mujer destila desdén,
la vida es dura, piensa,
la vida es cruel.

Aquellos clientes a los que sirve
ocupan un lugar que ella cree merecer.

Antaño vivió de su posición,
mimada de sus padres,
más tarde de un señor
rehusó cultivarse
y ahora llora su error.

Una mala gestión y todo patas arriba,
padres de alquiler,
matrimonio a la deriva.

Adiós a su regalada vida.
No ve que respira,
que tiene dos manos
y que es querida.

Sigue en un pozo metida
del que no quiere salir,
le queda tan sólo,
callar y servir.

2 comentarios sobre “Lonchería.

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: