Soledad

Sin hablar, no hizo falta,
escondí la soledad del alma,
nos miramos,
y tres versos después,
quisiste besar mi boca.

Al tiempo, tu voz,
como lápiz excelso,
dibujó un hermoso camino
por el que vuelan hoy,
como aquél día,
cientos de mariposas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: