Rubicundo

Montada a horcajadas del viento
viaja la orate que todo lo enreda
y arrasa en su vuelo, estopa, y la prende de odio eterno;
hasta el sol vuelve rubicundo
con su inmisericorde proceder.

Su queja perpetua el entendimiento aleja,

pero su hablar,
murmullo incesante que agrede sin piedad,
gracias a Dios pierde su fuerza en la distancia.

Distancia sabida,
esperada, elegida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: