Porrusalda

Tus entrañas,
refugio de paz, bien lo sé,
calman su ira,
acrecientan mi deseo
y, gracias al cielo
nos sacuden el miedo.

Tus entrañas,
como porrusalda
en mil inviernos,
reconfortan mi alma,
haciendo de ellas
el hogar perfecto.

Albergan esperanza,
ilusión bien nacida,
pues denota un futuro
que nos aferra a la vida
y, con esa máxima,
hoy te ofrezco…
…la que me queda.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: