Pirólisis

Una pirólisis a seiscientos
revienta el horno y asusta,
en cambio, yo,
sucumbo al silencio
cuando la respuesta es adusta.

Reviso y aseguro
que jamás pregunté por vicio
ni me quejé por deporte;
cierto és,
que no atiendo a razones
cuando las circunstancias mandan,
y no los corazones.

Nada que se vista de insolencia
me agrada.
Nada que desaire,
me seduce.

Por eso en las horas
que reine el silencio
obraré cual penitente,
me aferraré a lo que siento,
calmaré las aguas
y alejaré el desconcierto,
porque, si bien es cierto
que cuando el dragón habla torpe
lastima y hiere,
no es menos verdad
que el amor con amor se paga
y esa será la única razón
por la que mi corazón se mueva.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: