Jerbo

Ayer, en la siesta soñé
que era el ocaso del verano,
en pleno adiós del calor,
tus besos,
jugosos siempre como zurba madura,
humedecían mi boca.

Ví a los serbos

perder sus hojas,
arrastradas por el viento,
y juntos, paseando de la mano,
emprendimos el otoño.

Abrí los ojos, tú,
dormido a mi lado,
el jerbo,
comiendo en su jaula,
fui feliz,
entonces pensé…
todo es caduco,
salvo el amor,
salvo la fe.

Àngels Orad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: