Chuchurrío

De tu palabra,
oh, Dios,
salen consejos que calman,
perdiendo al instante,
el miedo a soñar.

En días chuchurríos
te aclamo,
me guías,
y esta confianza en ti,
que él entiende
sin parpadear,
me devuelve
junto a sus hermosas manos,

a la más preciosa…
serenidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: