Cercén

Tajé mis orejas a cercén
para no oír más estupideces,
y abriendo mis brazos
para darte cobijo,
se instalaron en mí
recuerdos pasados
de seres que amé
y pronto se fueron.

Hoy, triste y en silencio,

enjugo el torrente
que forman tus lágrimas
y le pido al Señor
que te dé como a mí,
a diario consuelo.

Que llene de esperanza,
el vacío hoy presente,
y haga florecer con el tiempo
un hermoso recuerdo
del tiempo vivido.

Anmarí D’aro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: