Al otro lado del muro

Desconfía del hombre que se desdice;
bien por inherente rebeldía,
bien porque no respeta ni siquiera a quien bendice.

Desconfía,
hazme caso, noche y día,
desconfía,
pues esa persona sucumbió a un letargo
untado de desdén,
y quiso que el verano
fuera por siempre,
un invierno largo.

Una pared de indiferencia
tal hombre levantó
que aquellos, que confesos,
un día le amaron,
por los siglos se quedaron
a vivir al otro lado.

La vida da vueltas
y sabemos que menudo duele,
pero en ese nuevo lado
huele a mar,
el verano es largo,
y cuentan, y es verdad,
qué tras ese muro,
doy fe como habitante,
todos van a una
y comparten sus fortunas,
amándose sin medida
como que cada día despunta el sol
y de ello no se olvida.img_20180910_123927800097711.jpg

9 comentarios sobre “Al otro lado del muro

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: