#historiasrurales Camino a la cima

Si enmudezco camino a la cima,
y aún cuando escucho tu llamado,
persisto queda,
¡silénciate!,
mira los pinos negros,
los piñoneros, las sabinas y
los robles,
no hay árboles más puros,
mira el romero, el tomillo, la lavanda que perfuman nuestro encuentro,
y a esos buitres que ya deben intuir porque no hablo.
¡Ven, enmudece conmigo!,
que tu voz se separe de ti
y de quienquiera que venga detrás.
¿No ves que en tus montes
nacen poemas?,
los he escrito al amor,
a la distancia, a la rabia,
a Dios,
pero a nadie le he escrito como a ti.
A nadie le voy a escribir como a ti.
Debí haberte conocido antes,
y debí haberte escrito solo a ti,
porque nadie mereció antes que lo hiciera,
porque en ti no hallo queja.

Àngels Orad

SENSE IMPORTÀNCIA

Podria escriure’t, amor, un bell poema,
però, la llarga nit que es fa condemna,
em mata el comboi.
Aquells amanyacs a trenc d’alba que tant m’encisaven
hui estan oblidats als caixons
o entre «WhatsApp» de gent que no importa
i missatges sense importància.
Si no fos així, amor,
podria escriure’t un bell poema.

Àngels Orad

Ya lo he dicho

No te quiero en mi vida,
te odio y te voy echar.
Cerraré, si persistes en quedarte, la ventana,
la puerta y el corazón.
No te quiero en mi vida; ya lo he dicho.
Te imagino, cabrona, en la de otros, como monstruo sin cabeza, arañando las entrañas y destrozando los proyectos.
¡Desaparece!
Demasiado tiempo estuvimos juntas para que ahora quieras volver.
Te conozco en demasía, te aborrezco porque mordiste, sin decoro, el alma mía.
Todavía tengo cicatrices.
No seré tuya otra vez.
¿Me oyes?
¡Vete!
Aquí no te dejaré vivir.
Vete, tristeza,
porque como decía Neruda, aquí, vive una poeta.

MOURE

Les onades,
gelades com la calamarsa,
com els gels d’un vermut,
esborren amb el seu envesteix
la cruel malenconia d’un passat enrarit.
Em mog a la riba de l’immens,
i allà mateix, l’ablució de nocius records,
avorta immediatament la meva intenció perenne de dormir.

Àngels Orad

La paz

Si tú estás en paz, todo lo que te rodea se contagia. ¡Hagamos una bonita pandemia!
21 de septiembre, Día Internacional de la Paz

MI PAZ 2020

La paz es un estado del alma.
Es acatar el uso de la mascarilla y no ahondar en la queja.
Son mis niñas, alegres,
abriéndose cada mañana.
Es vivir entre el Grau y esta aldea castillana.
Es subir a las escarpadas cimas de Cedramán,
y ya arriba, acariciar tu espalda.
Mi paz es un sueño tranquilo,
el sol calentándome el rostro
y una taza de café oscuro,
que sabe a cielo azul.
La paz es darme cuenta de lo poco que necesito,
a penas cuatro prendas,
ningún tinte
y varios libros.
La paz es tomar juntos,
uvas, queso y vino,
y brindar, como hoy,
por lo terrenal y lo divino.

Anmarí D’aro

Nadie vendrá

Microrrelato: de micro- y relato.

  1. m. Relato muy breve.

NADIE VENDRÁ

Tan solo quería esa tarde libre y lo pidió con varios días de antelación. La negativa de su jefe, tras semanas sin librar, la enervaba.

—¡Hola, Marián!, ¿sigue en pie nuestra cita?
—Sí, David. De una manera… u otra… tendré la tarde libre.

David no lo vio pero una sonrisa maliciosa se dibujó en los labios de Marián.

—¿Y este café?— dijo Osvaldo.
—Ya que no me la das mañana, sentémonos a buscar mi próxima tarde libre.

Osvaldo, tirado en el suelo, con las manos alrededor del cuello, hacía esfuerzos por respirar. En su caída había arrastrado el mantel de la mesa y, con él, la taza de su último café.

—No te esfuerces. Estamos solos. Nadie vendrá a socorrerte. Nadie llamará a una ambulancia.

Marián no lo miraba. Mientras hablaba iba metiendo con cuidado todos los trozos de la taza en una bolsa. Era lo único que podía inculparla.

—Eres un cabrón. ¿Cuánto tiempo hace que te pedí la tarde de mañana libre? ¿Crees que iba a perderme la firma de libros de David?
No, amigo mío, no.
Iré, porque mañana, en lugar del cartel de abierto, en tu restaurante, aparecerá el cartel de CERRADO POR DEFUNCIÓN.

Anmarí D’aro

JAQUE MATE

JAQUE MATE

Sentada frente a un libro
me alejo del requiebro y del calendario.
Juego con el pasado.
Soy la reina entre torres, alfiles y peones, con la tranquilidad de que el rey, en su caja, ya duerme.
Jaque mate.

Àngels Orad

Sí o no

SÍ O NO

A veces me preguntan
por qué escribo,
me pauso, y entonces adivino
que lo hago para mí…
o no.

Le doy cuerpo a lo que siento,
a lo que pienso,
a lo que entiendo…
o no.

Pensamientos que comparto
cuando estoy pensando en todo,
cuando en nada pienso y lloro…
o no.

Es el viento quien mi inspira,
es la falta de reloj,
son las risas contagiosas
y son los ojos del amor.
Sí.

Anmarí D’aro

Desaliento

Desaliento

No toda distancia es carencia.
Ni todo mutismo
amnesia.
Y por ello es digno de olvido,
el desaliento que a días provocan.

Anmarí D’aro

Ya apenas te conocen

Hoy tenía hambre de silencio y
de caricias sin permiso.
Hambre de enfrentarme a tu raíz.
Pero se muere mi esplendor en la espera,
y yo, sigo prisionera de las llamas.
Mis labios ya apenas te conocen.
De noche somos cuerpos que descansan,
pero de día, al sol,
me voy secando
como las vasijas de arcilla.
Y mi cueva, donde a menudo gorgoteaba espuma,
hoy posee recodos ávidos de pez.

Àngels Orad

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora